Dissemination and TTNews

Printimprimir
El futuro de los centros tecnológicos.
El Mundo , 30/05/2014

JUAN CARLOS MERINO

 

Después de siete largos años en los que todos nos hemos hartado de exponer y analizar, en presente, las heridas que nos iba produciendo el periodo de adaptación a una nueva realidad económica, parece que muchos indicadores nos anuncian que estamos atravesando el punto de inflexión y que ha llegado la hora de reflexionar sobre el futuro y, en este sentido, me han solicitado que me pronuncie de forma particular sobre el futuro de los centros tecnológicos.

 

«Hay que apoyar la investigación, el desarrollo y la innovación» es la frase más repetida en los círculos políticos y económicos, pero la triste realidad es que es una apuesta ficticia y que los apoyos que las administraciones destinan a este capítulo están bajo mínimos. En paralelo las empresas continúan concentradas en sanear sus cuentas y a la espera de que lleguen tiempos mejores que les permitan recuperar la senda de la inversión en conocimiento. Mientras que en la Unión Europea, dentro de su nuevo programa marco “Horizon 2020”, se propicia una mayor y mejor aplicabilidad en los mercados industriales, parece ser que esa estrategia no ha traspasado los Pirineos y por ahora no encuentra, de forma clara su correspondencia en las administraciones nacionales y autonómicas.

 

En el anterior escenario de reparto de responsabilidades y apoyo a los agentes involucrados en la investigación, desarrollo e innovación (Universidades, centros tecnológicos, etc.), las comunidades autónomas observaban un posicionamiento claramente a favor de los programas de transferencia tecnológica, propiciando el fomento de los sectores productivos de su entorno. Este hecho permitió un espectacular desarrollo de los centros tecnológicos, mostrándose como los agentes más idóneos, dinámicos y eficaces para esta labor.

 

En esta última etapa, la reestructuración de los programas de las administraciones regionales ha producido una gran asimetría en el territorio nacional. Podemos encontrar tres tratamientos claramente diferenciados: comunidades autónomas que confían y apoyan los centros tecnológicos, manteniendo sus compromisos; otras que a pesar de los recortes en sus presupuestos han establecido líneas para garantizar su supervivencia y otras que no sólo han eliminado las ayudas, sino que no han satisfecho los compromisos económicos adquiridos anteriormente. Ante este escenario, el futuro de los centros depende fundamentalmente de su entorno. Cuanto menor apoyo recibe de la comunidad regional, tendrá que valerse de su adaptabilidad y flexibilidad para encontrar su supervivencia mediante la internacionalización y la venta y explotación de sus activos. Esta es la situación en las que nos encontramos los centros tecnológicos en Castilla y León.

 

Son ya varios años en los que, en la Fundación Cidaut, llevamos padeciendo las circunstancias anteriormente expuestas y por ello, hace tiempo, nos vimos obligados a comenzar un proceso de internacionalización que nos ha permitido posicionarnos en diversos países, entre ellos, Alemania, Estados Unidos y México. Para ello ha sido necesario demostrar nuestra experiencia y conocimiento, adaptarnos a las idiosincrasias y forma de trabajar de los nuevos entornos y conseguir las líneas de financiación necesarias a pesar de las dificultades que encierra obtener, actualmente, crédito en nuestro país.

 

En Alemania después de dos años de prospección abrimos nuestra oficina técnico-comercial en abril de 2013, con el objetivo de estar más cerca de la demanda de desarrollo del sector de automoción (Audi, Volkswagen, BMW …). Los excelentes resultados obtenidos tras este primer año de funcionamiento nos motivan a contemplar una estrategia de gran crecimiento allí. Nuestra experiencia en el núcleo industrial productivo más importante y competitivo a nivel mundial es un reconocimiento a nuestra capacidad y excelencia y al trabajo realizado en estos veinte años.

 

En Estados Unidos hemos creado una empresa spin-off con un socio americano, basada en una de nuestras patentes. En este momento estamos prestando servicio a nivel mundial.

 

En México hemos constituido la Fundación Cidaut Latinoamérica con sede en Puebla hace dos años. En un mercado emergente con gran capacidad de crecimiento, mantenemos grandes expectativas basadas en nuestra posición en el sector de automoción (En Puebla está Volkswagen y acaban de anunciar su implantación Audi y BMW). En breve esperamos formalizar un convenio de asociación público-privada de gran repercusión a nivel federal.

 

La anterior estrategia no está exenta de grandes dificultades y riesgos debidos a las dificultades financieras en las que nos encontramos. Por lo que nos veremos obligados a proceder a la venta de activos en algunas de nuestras posiciones con las correspondientes consecuencias.

 

Nuestro futuro, salvo algunas excepciones, -me refiero a centros que trabajan en sectores levemente afectados por esta situación, es incierto y cortoplacista. En el momento actual, nadie, en su sano juicio, puede atreverse a hacer programaciones a medio y largo plazo. Los centros tecnológicos tienen tarea suficiente con evitar su hundimiento y buscar formas y maneras para sobrevivir que, por otra parte, todo el mundo pregona como necesarias y fundamentales para revitalizar la industria productiva.

 

Los centros si queremos sobrevivir tenemos que continuar restringiendo gastos, posponiendo inversiones y orientando nuestros esfuerzos a investigaciones y productos que nos reporten rentabilidad a corto plazo.

 

Nuestro futuro está condicionado a que las empresas recuperen su interés por la innovación y que las administraciones diseñen nuevos sistemas y políticas de apoyo a la innovación. Es fundamental que las ayudas estén directamente orientadas a la diseminación de la investigación aplicada en las estructuras productivas y en el mercado.

 

Si no cambian pronto y favorablemente las circunstancias corremos el grave riesgo de perder el gran conocimiento tecnológico que hoy poseemos y que hemos adquirido a lo largo de tantos años.

 

Juan Carlos Merino es director de Cidaut

Cidaut Foundation (Headquarters)
Parque Tecnológico de Boecillo, Plaza Vicente
Aleixandre Campos nº 2

47151 Boecillo (Valladolid) Spain
Cidaut Latin America
1er. Retorno Osa Menor No. 2, Oficina #403
Col. Reserva territorial Atlixcayotl, C.P. 72810
San Andrés Cholula, Puebla, México.
Cidaut Deutschland GmbH
Schlüterstrasse 17
10625 Berlin
Collaborations:
Red de Puntos de Información
© 2017 Cidaut Foundation  |  Terms of Service  |  Privacy Policy