Fundación Cidaut
  contacto     ES | EN

Difusión y TTNoticias

imprimirimprimir
El Ejército apuesta por el desarrollo del hidrógeno para su transporte ligero alternativo del futuro
NIUS , 11/01/2023


El desarrollo se basará en el VAMTAC ST5 SK, el vehículo de transporte medio de origen nacional que usa nuestro Ejército

La pila de combustible es de patente 100% española y en principio sería similar a la desarrollada para los submarinos S-80

Urovesa, Cidaut, Centro Nacional del Hidrógeno y Jalvasub serán las empresas y entidades que tendrán que evolucionarlo

 

La electrificación de momento no está en el radar del Ejército de Tierra para sus transportes ligeros del futuro. Otro cantar es el desarrollo de la pila de hidrógeno, para la que acaba de lanzar su primer proyecto. Es lógico, pensando en las dificultades de recarga con las que puede enfrentarse un vehículo eléctrico en un escenario de guerra. El hidrógeno de momento también dista mucho de ser un “combustible” que se encuentre fácilmente, pero sus posibilidades de ser más fácilmente transportado hasta lugares de difícil acceso le harán un complemento a los modelos térmicos en principio más eficaz.

 

Ya en abril pasado la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) convocaba un proceso de selección de proyectos de I+D de interés para la Defensa. Los enmarcaba dentro del programa COINCIDENTE (Cooperación en Investigación Científica y Desarrollo en Tecnologías Estratégicas). Y  en el Boletín Oficial del Estado del pasado viernes 9 de diciembre  ya se incluía la relación de proyectos seleccionados para recibir financiación (límite máximo 750.000 euros IVA incluido).

 

Entre ellos se elegía el proyecto “Desarrollo de un sistema de propulsión basado en una pila de combustible nacional para su uso en plataformas de vehículos terrestres militares” denominado PCVEMI y presentado por el CIDAUT. Junto a él, un segundo proyecto presentado por la empresa gallega Urovesa y que obtiene financiación para el “Desarrollo de plataforma VAMTAC ST5 SK con propulsión mediante pila de hidrógeno”.

 

Es decir, sumando ambas, el Ministerio de Defensa encarga la producción de un vehículo terrestre que, basado en la plataforma del actual VAMTAC, incluya una motorización de pila de combustible de hidrógeno para que este gas pueda ser usado como combustible. Por ello al segundo proyecto UROVESA lo ha denominado VAMTAH, con hache.

 

Pliego de condiciones

 

Las características del vehículo eran establecidas así en la información del programa del Ministerio en abril:

1. Equipar una plataforma terrestre de uso militar con una pila de combustible de hidrógeno como unidad propulsora sin comprometer su capacidad para resistir impactos.

2. Deberá proporcionar a la plataforma prestaciones técnicas iguales o superiores a las que tendría con el motor endotérmico convencional.

3. Se requerirá también que pueda funcionar como planta eléctrica, exportando energía a otros sistemas o plataformas de defensa.

 

Escenarios agresivos

 

Pero la dificultad del desarrollo de un sistema de pila de hidrógeno para uso militar es patente. Por un lado, la gran capacidad del vehículo y su espaciosidad le hacen ideal para este tipo de motorización. Pero se trata de un sistema que, aunque usa como energía final la electricidad para mover el motor eléctrico que tracciona y propulsa el vehículo, también incluye un depósito para el gas y sus necesarios tubos de transporte hasta que el hidrógeno es transformado en electricidad en la célula de combustible. Su estanqueidad y resistencia suponen aquí un auténtico reto, al tener que servir de herramienta en escenarios muy agresivos. Por ello el Ministerio recalca su capacidad para resistir impactos.

 

También es de destacar el que pueda servir como “generador” de emergencia en caso necesario, aunque está claro que eso se cumplirá siempre que cuente con combustible (hidrógeno) suficiente.

 

Doble espíritu

 

Recordemos que el VAMTAC es el vehículo de transporte ligero de origen nacional que usa nuestro Ejército, aunque el SK está destinado a cargas algo superiores por ser de tamaño algo mayor y tener una mayor distancia entre ejes. Con motorizaciones de 187 CV y 245 CV tiene una gran versatilidad y puede ser usado en aplicaciones puramente militares como plataforma de diverso armamento como mortero, lanzamisiles o ametralladora, mando, vigilancia y comunicación o en aplicaciones especiales, como la retirada de artefactos (incluye una pequeña grúa para la detección y retirada de minas antipersonas).

 

También puede ser utilizado en otras actividades de carácter más “civil” como puede ser la de ambulancia, lucha contra incendios e intervención y rescate (Unidad Militar de Emergencias) o por supuesto, unidades logísticas y transporte de personal. Entre otras virtudes cuenta con una transmisión automática de cinco o seis marchas hacia delante más una hacia atrás y tracción total permanente a los dos ejes, que es 100% bloqueable para afrontar las dificultades del terreno más pronunciadas.

 

Las mejores empresas

 

El desarrollo cuenta con algunas de las más experimentadas empresas del país. Urovesa es proveedora del Ministerio de Defensa desde hace más de 38 años y cuenta con clientes de más de 30 países en diversos continentes. En su proyecto VAMTAH cuenta como entidad participante con el Centro Nacional del Hidrógeno (CNH2) gestionado por el Ministerio de Ciencia e Innovación y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

 

Por el otro, el CIDAUT o Fundación para la Investigación y Desarrollo en Transporte y Energía, cuenta con JALVASUB como entidad participante en el proyecto PCVEMI. Estas dos entidades ya trabajan conjuntamente en el Proyecto Medusa 300 para desarrollar el sistema de pila de combustible para los submarinos españoles AIP S-80. Para el primer demostrador, ya exitosamente presentado al Ministerio, la pila de combustible utilizada estaba basada en el diseño ULPHE-PEM o de platino ultraligero. Son pilas que usan polímeros que les facilitan funcionar tanto a bajas como a altas temperaturas y realizadas bajo una tecnología totalmente patentada en España.

 

Según Jalvasub esta tecnología “es más eficiente y de menor peso, volumen y coste que las actualmente existente en el mercado”. Urovesa y Jalvasub cuentan además con las aportaciones técnicas de prestigiosas universidades y centros de investigación de nuestro país, como el Laboratorio de Física de Fluidos de la UNED y la Unidad de Integración de Pilas y Sistemas de Combustible del CIEMAT (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas) dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación.

 

25.300 trabajadores

 

Un informe de KPGM para la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio (TEDAE) valora en 5.600 millones de euros el efecto indirecto de las industrias de defensa, seguridad, aeronáutica y espacio en los diversos sectores de la economía española.

 

Según dicha consultora, las 90 empresas de los cuatro sectores señalados que representa TEDAE aportaron el 1,4 por 100 del PIB (17.096 millones de euros) en 2021, teniendo en cuenta los efectos directos, pero también los indirectos e inducidos.

 

El sector facturó 7.065 millones de euros en 2021 y dedicó el 10,7% de dicha facturación a la I+D+i, una inversión que creció un 14% más en dicho año.

 

Por otra parte, el sector de defensa crea el 0,5% del empleo nacional y ocupa de forma directa a más de 25.300 personas. Además, la actividad indirecta e inducida mantiene más de 81.200 empleos en la economía.

 

Por David Arroyo Vargas

 

Leer

 

Fundación Cidaut (Sede Central)
Parque Tecnológico de Boecillo, Plaza Vicente
Aleixandre Campos nº 2

47151 Boecillo (Valladolid) Spain
Cidaut Latinoamérica
1er. Retorno Osa Menor No. 2, Oficina #403
Col. Reserva territorial Atlixcayotl, C.P. 72810
San Andrés Cholula, Puebla, México.
Cidaut Deutschland GmbH
Schlüterstrasse 17
10625 Berlin
Colaboraciones:
Red de Puntos de Información
© 2023 Fundación Cidaut  |  Aviso legal  |  Política de privacidad